Apatzingán, Jiquilpan, Lázaro Cárdenas, Quiroga, Tzintzuntzan, Chilchota y Zacapu

Columnistas Principal

Gerardo A. Herrera Pérez

No será suficiente el trabajo que se haga por el Estado mexicano para la prevención del delito de Trata de Personas, si es que en gobernanza no se actúa, es decir, se requiere de continuar trabajando todos los actores sociales y políticos al unísono para impulsar acciones que fortalezcan proyectos de prevención en la sociedad y en la familia, desde luego acompañados de información y formación desde la educación básica y educación media superior. Este es uno de los propósitos que anima al órgano interinstitucional COTRAPEM, en el cual participan instituciones, organismos autónomos y organizaciones de la sociedad civil.

Comprometido con tareas de prevención y en el fortalecimiento de los derechos humanos y libertades, se han diseñado diversas acciones, en las cuales el Órgano Constitucional de Derechos Humanos, imparte conferencias, talleres, cursos, pláticas y proyección de videos;  adicionalmente se fortalecen acciones de difusión a través de carteles diseñados exprofeso para la prevención del delito de trata de personas, mismos que se distribuyeron en Apatzingán, Lázaro Cárdenas, Morelia, Chucándiro, Jiquilpan, Zacapu, Chilchota, Quiroga y Tzintzuntzan entre otros.

En el caso de Apatzingán, fueron distribuidos los carteles en el H. Ayuntamiento, en las principales calles, así como a través de la red de instituciones de educación superior que operan en aquella región, cabe destacar también las conferencias tanto en el Cabildo del H. Ayuntamiento, como en la Universidad UCLA, además de la entrega de libros y materiales de difusión.

En Lázaro Cárdenas, fueron entregados cientos de carteles en el Centro de Reinserción Social del Puerto, así como en el Conalep, además de otras instancias. Destaca la entrega de carteles a la organización Mujeres de Acero, asi como a otras instituciones educativas y de la sociedad civil, quienes se comprometieron a fijar los carteles en diferentes lugares para su adecuada visibilidad.

En Morelia, se han realizado pega de carteles sobre la avenida Madero, en el Bosque Cuauhtémoc e instituciones que conforman los poderes públicos del Ejecutivo, Legislativo y Judicial.De igual manera, fueron recibidos por las autoridades municipales de Chilchota y Zacapu, así como por las Direcciones de Seguridad Pública de Quiroga y Tzintzuntzan más de 500 carteles, para que en coadyuvancia se pueden distribuir entre las escuelas de educación básica y media superior para prevenir a las poblaciones de niños, niñas y adolescentes y jóvenes sobre este detestable y nueva forma de esclavitud. También fueron fijados carteles en Zamora y Jacona, y entregados materiales en Jacona.

Es de destacar la actitud positiva y generosa de la policía municipal, al recibir dichos carteles y comprometerse a distribuirlos y fijarlos en lugares estratégicos. Consideramos que la prevención es una tarea de todos, y en ella debemos de continuar trabajando en gobernanza, es decir las instituciones, los organismos autónomos constitucionales, así como las organizaciones de la sociedad civil y desde luego la población, unidos hacemos más.  Destaco el interés de los presidentes municipales de dichos municipios por atender las actividades, y en el caso de las Direcciones de Seguridad Pública de Quiroga y Tzintzuntzan, a sus titulares y personal de mando quienes de manera respetuosa y con generosidad se suman a dichas tareas en el afán de promover la participación ciudadana y desde luego el cuidado de los cuerpos de las comunas.

Y es que el modelo económico que tenemos, o sea el Neoliberalismo,  genera un mercado que ofrece bienes y servicios y todos ellos tienen un precio y están sometidas a las reglas de la oferta y la demanda. Pese a ello, cuando se habla de personas y no de bienes o servicios, o bien cuando le ponemos rostro a las cosas, nombre y apellido, hombre o mujer, con características para colocar en el mercado, es obvio que estamos hablando de un fenómeno que pone a los más vulnerables en condiciones de violentar la dignidad humana y sus derechos y libertades.

En este orden de ideas, cuando las personas entran en el comercio, cuando se vuelven un objeto, más claro, cuando se cosifican y son compradas para la explotación de diferentes formas (Las víctimas de trata de personas terminan en distintas situación de explotación forzada, entre ellas la construcción, actividades de minería, servidumbre, servicios domésticos, venta de productos en zonas turísticas, mendicidad forzada, prostitución forzada, pornografía, matrimonio forzado o servil, actividades ilícitas para el crimen organizado, extracción de órganos y otras más), estamos frente a un fenómeno llamado la nueva esclavitud.

La información y formación de los grupos en condición de vulnerabilidad es necesaria para evitar la invisibilidad de este fenómeno social y evitar que se dé la trata de personas. Es preocupante que la trata de personas se vea desde solo un ángulo, que es el penal, se le considera un delito y por ello se le persigue por distintas estructuras públicas que obedecen mandatos de ley para inhibirlo, de igual manera desde la perspectiva internacional se le da un tratamiento desde el enfoque de la delincuencia organizada, y se puede comprender derivado a que hay una vinculación entre el crimen organizado en todo el mundo, para atender las necesidades de mercado, pero por otro lado recordemos que es el delito con mayor presencia internacional y de mayor impacto económico.

Se considera  que el delito de trata de personas debe de tener otro enfoque aparte del penal para recibir del Estado mexicano cuando ya se cometió el delito el apoyo a las víctimas, para evitar la impunidad y su invisibilidad.