Caurio de Guadalupe

Columnistas Principal

Caurio de Guadalupe, es un comunidad del Municipio de Villa Jiménez cuyas tierras de sus pobladores abarca tres municipios: Purépero, Tlalzazalca y Villa Jiménez; una población que se asienta sobre un plan rodeado de cerros que permiten disfrutar de un clima privilegiado y que seguramente en breve cambiara esa riqueza de la naturaleza con clima, tierra y agua, cuando crezcan las diversas huertas de aguacate que asoman ya sus frondosas copas de los árboles.

Fue en 1881 que Caurio adquirió rango de pueblo, se divide en cuatro barrios: el Teco, Centro, La Loma y el Pachizal. Sus asientos sociales de Caurio fueron de personas indígenas, pero hoy nada de eso está presente, pero su gente lleve la sangre Purépecha.

El pueblo se atraviesa de manera rápida sobre una vía principal tanto para entrar como para salir de la población; a los lados de dicha vía lucen diversas casas que seguramente fueron construidas el siglo pasado, o tal vez más tiempo el siglo XIX.

Pasar por Caurio y saludar a su gente es parte de un ritual de los pueblos tradicionales y conservadores de México y de Michoacán; desde la ventana del vehículo pude saludar a diferentes personas: a la señora que vende el pan tradicional cocido en horno y que se saborea aquel olor característico de la levadura, o bien saludar a quienes esperan que pase la flecha para trasladarse a Purepero.

Sobre el paso de una población a otra podemos observar principalmente a personas adultas y adultas mayores, niños, niñas y mujeres, es decir, una población que está aquí en México y otra que se desarrolla en los Estados Unidos y que mediante las remesas le da sentido y pertenencia a estas comunidades.Me sorprendió gratamente el diseño y corte urbano de la población, casas recién construidas, casas antiguas, casas a punto de derrumbarse y otras construcciones de adobe ya colapsadas por el paso del tiempo; hay algo que es lo que deseo destacar de Caurio, es las diferentes expresiones que de dibujos y pinturas en diversidad de formatos y tamaños se ubican en las fachadas de las casas.

Son mariposas multicolores, de diferentes diseños, expresiones, tamaños y sobre todo en manifestaciones claras de vuelo, desplazamiento, libertad. Ver esta magia de colores y diseños, ver este ejercicio de la sostenibilidad de la naturaleza y los insectos, me hace pensar en la sensibilidad y el ejercicio estético que se realiza sobre dos ejes, la libertad y los seres vivos a través de reconocer la vida.

Quiero regresar a Caurio para conversar con la sociedad, con los ancianos, con las mujeres, con aquellos que se quedaron y siguen ahí, con aquellos que han hecho en su vida ahí porque se casaron, porque le dieron vida y sentido a una pequeña sociedad de gran humanidad.Caurio de Guadalupe, encierra en sus fiestas patronales durante el mes de diciembre su adoracion y compromiso por la virgen del Tepeyac, por la virgen Morena, por la Virgen de Guadalupe, ven a Caurio te enamorara.Conocer Caurio ha sido una gran oportunidad para mi vida, lo hice en el acompañamiento de mis compañeros de trabajo y de Sergio quien tomó la decisión de que conociéramos esta hermosa tierra de antecedentes Purépechas.

En Caurio hay libertad, hay movimiento, hay luz, color y diversidad; Caurio es un pueblo que expresa los valores que han quedado congelados para el fortalecimiento del buen vivir, pero que las prácticas y los modelos diversos presentes en la biculturalidad no han hecho mella en la fuente de tranquilidad que ahí se respira.