CECUFID: Sin Dinero durante 2018

Columnistas

Por: Erik Avilés Martínez 

El deporte constituye un fiel barómetro de la sensibilidad social de una administración pública, especialmente en materia presupuestal. Desde la perspectiva institucional, suele ser falaz todo discurso que no se acompaña de los recursos necesarios para lograr que las cosas sucedan. Ejemplos sobran.

Si bien el 2017 fue un año complicado para el deporte michoacano, deja algunos destellos favorables y un balance relativamente positivo. El deporte social ha tenido algunos avances. El deporte competitivo, a pesar de las limitaciones consabidas logró dar alegrías a la entidad, siendo principalmente patrocinado por los padres de familia, atletas y entrenadores.

En cuanto al deporte profesional, sin duda fue un gran año para la entidad, esto por los dos torneos de la Liga Mx, así como la final disputada en la Copa Mx por parte de Monarcas Morelia, hecho aunado al resurgimiento del básquetbol-espectáculo en la entidad con los Aguacateros de Michoacán, quienes con su conformación cierran una doliente herida que permaneció abierta para la afición basquetbolera desde la desaparición de los Tarascos.

Si bien, con lo anteriormente mencionado se podría considerar que existen razones para mantener la esperanza para el 2018, el próximo año se vislumbra muy difícil para el deporte michoacano, ya que resulta profundamente desilusionante el monto del recorte presupuestado a la Coordinación Estatal de Cultura Física y Deporte, en el alcance enviado por parte del Gobieno del Estado al Congreso Local, en donde los recursos para la CECUFID decaen de un monto presupuestado de 200.1 millones de pesos para 2017 a solamente 54.3 millones de pesos para 2018, dejando a la dependencia encargada de la política pública en materia deportiva con el exiguo 27.13 por ciento de los recursos económicos del año pasado, lo cual sumirá en la precariedad al sector deportivo y dificultará enormemente su operación, así como la continuidad a medidas que comenzaban a enraizar y se prospectaba brindarían frutos pronto.

No se omite señalar que la operación de la CECUFID, en cuanto a recursos humanos respecta descansa especialmente en el personal de estructura, temporal y en el personal docente comisionado desde la Secretaría de Educación en el Estado, quienes al filo de la normatividad estipulada en la Ley General del Servicio Profesional Docente (LGSPD) se les asigna para realizar actividades en la CECUFID, lo cual, desde una interpretación estricta de la LGSPD por parte de la autoridad en la materia, así como el impacto del recorte presupuestal  ya mencionado puede llegar a dejar con muy poco personal a la mencionada dependencia, lo que repercutiría enormemente en el logro de los resultados institucionales planteados.

Paralelamente, esperemos que por ningún motivo se piense que el apoyo gubernamental direccionado al deporte profesional representará un sucedáneo de garantizar el derecho al deporte de los michoacanos, consagrado por la Conferencia General de la UNESCO, en la Carta Internacional Revisada de la Educación Física, la Actividad Física y el Deporte, emitida el 17 de noviembre de 2015, ya que ello representaría que la política deportiva local se conduce bajo la pragmática frase que dice que “al pueblo, pan y circo”.

En suma, por el monto muy posiblemente presupuestado, 2018 podría ser un año muy gris en materia deportiva para Michoacán, a reserva de una aclaración específica de parte del poder ejecutivo estatal, respecto a la direccionalidad de la política pública respectiva y de que los diputados locales reconsideren el alcance del proyecto de presupuesto que se encuentra en sus manos y doten de un monto digno al sector deportivo estatal, que alcance para garantizar el derecho al deporte de casi cinco millones de michoacanos.

¡Que así suceda y si no, que el pueblo se los demande!

Sus comentarios son bienvenidos en [email protected] y en Twitter en  @Erik_Aviles

Facebook: https://www.facebook.com/Horacio.Erik.Aviles/

Tagged

Deja un comentario