Desarrollan piel fotosintética con algas

Ciencia Internacional Velo en la Red

El avance médico, revolucionará el tratamiento de quemaduras, cáncer y otros traumatismos.

Morelia, Michoacán a 16 de noviembre de 2018.- A través de la modificación genética de microalgas, el científico chileno Tomás Egaña, logró crear una primera versión de piel artificial, capaz de producir y liberar oxígeno, por lo que esta podrá regenerar el tejido humano y con ello, consolidar uno de los más grandes avances médicos para el tratamiento de quemaduras y otros traumatismos.

La investigación fue presentada en la Universidad Católica de Chile y esta duró cerca de ocho años, tras hacer varias pruebas con animales, pero se espera que en breve se inicie el primer ensayo clínico en el Hospital del Salvador, en Santiago, con veinte pacientes humanos.

“Este paso, que durará seis meses, es pequeño pero muy importante para demostrar la seguridad de la tecnología. Si conseguimos que sea seguro, podremos aplicarlos en otro tipo de pacientes y enfermedades, como en trasplantes de órganos y enfermos de cáncer”, señaló el también doctor en farmacobiología.

La investigación se basa en el hecho de que el 90 % de las células del cuerpo humano no son humanas.

“El cuerpo humano es un verdadero ecosistema donde conviven microorganismos y células humanas. Lo que queremos averiguar es, qué ocurre en el cuerpo si implantamos microalgas que produzca la fotosíntesis”, afirmó.

La primera línea de la investigación explora las posibles aplicaciones de la técnica en heridas, con el fin de oxigenarlas a través de cremas, vendajes o suturas que contengan microrganimos que realicen la fotosíntesis.

La segunda línea investiga la aplicación de esta tecnología en trasplantes de órganos, para así lograr que los órganos vivan más tiempo fuera del cuerpo, y en terapias oncológicas para conseguir una mayor eliminación de las células cancerígenas.

La fotosíntesis es el proceso que realizan las plantas cuando rompen las moléculas de agua, con la energía de la luz, y liberan el oxígeno que después consumen todos los seres vivos del planeta, pero “la gran pregunta es ¿qué podríamos lograr si los humanos consiguiéramos reproducir este proceso en un contexto terapéutico?, ya que hay muchas enfermedades causadas por la falta de oxígeno como una hemorragia, un infarto, o heridas grandes que no sanan”.

Las pruebas realizadas en peces, demostraron que se pueden injertar células de las microalgas en embriones, sin que estas afecten el desarrollo normal de los mismos, por lo que se espera que los resultados en seres humanos, arrojen resultados similares.

Tagged

Deja un comentario