Hilda Mesh

GAMOFOBIA, miedo al matrimonio

Columnistas Principal

Debo confesarles que esta fobia la he trabajado conmigo misma. Cuando se está concentradx en la carrera vas en ascenso o eres independiente, y ves tantos conflictos y separaciones, pasa un poco esto, aun teniendo un noviazgo largo. Les explico.

La Gamofobia se refiere al miedo al matrimonio, aunque también puede referirse al miedo a estar en una relación o en un compromiso. Etimológicamente la palabra viene del griego Gamo que significa unión y Phobos que significa miedo.

Lo opuesto a la Gamofobia es la Anuptafobia, (ya escribiré de ello la semana entrante) es decir el miedo a estar o permanecer solterx.

Los especialistas han encontrado que una persona que padece de Gamofobia, puede tener un gusto particular por alguien o amar a otra persona, hasta que esta persona se entera que su pareja tiene el deseo de permanecer juntos, entonces existe la posibilidad de que el amor se convierta en odio o termine huyendo.

Las personas que presentan Gamofobia experimentan una verdadera y exacerbada ansiedad, aunque de una manera racional pueden darse cuenta que el matrimonio no representa una alteración en su vida.

La Gamofobia puede estar presente tanto en hombres como mujeres. Los síntomas generalmente aparecen cuando se comienza a plantear la idea del matrimonio, la persona puede comenzar a evadir el tema y más tarde cuando se enfrenta a la idea más concreta, su ritmo cardíaco acelera, también le falta el aire y puede comenzar a temblar.

Algunos sentimientos que experimentan son: pavor y terror.

La Gamofobia es tratada, generalmente con terapia psicológica para encontrar la raíz del miedo, así como para buscar si el terror es por el compromiso, por sentirse asustadx de poder lograrlo.

La Gamofobia miedo a casarse puede tener como causa alguno de estos motivos:

Como resultado de la presión social. Si tenemos en cuenta la tradición, llegada una edad parece que la sociedad empuja a dar este paso. Si nunca te has planteado casarte ni has desarrollado una voluntad real de hacerlo es probable que al escuchar preguntas o al acudir a bodas cercanas te aceche esta fobia. Es muy importante no hacer caso del contexto y pensar en lo que realmente queremos.
Comentarios o burlas respecto al lado negativo del matrimonio. Es muy común bromear con el estado de las personas casadas, la pérdida de su libertad individual o los sacrificios de una vida en común. Evidentemente, cada pareja es un mundo y no debemos dejar que esto nos afecte al nivel de llegar potenciar el miedo a casarse.
Dudas respecto a la relación de pareja. Si llega el momento de que alguno de los dos quiere casarse y el otro empieza a sufrir miedo al matrimonio existe la posibilidad de que surjan por las dudas sobre cómo está evolucionando la relación y los miedos al futuro que esperan juntos.
Miedo al fracaso. Como ya se ha dicho anteriormente, si se ha tenido fracasos en relaciones anteriores es habitual tener miedo a comprometerse de nuevo y que esta relación acabe como la anterior. Además, este temor, el de tener miedo a casarse, puede provenir de la infancia o la juventud, si la persona sufrió frecuentes conflictos entre sus padres o experimentó un divorcio traumático. Este miedo se ve acrecentado para evitar repetir roles en su posible matrimonio en el presente.

Cómo afecta a hombres

El miedo al matrimonio en los hombres tiene más incidencia debido a razones sociales tradicionales como la presión económica, del ambiente o, en algunos casos, por la inmadurez emocional o el llamado “síndrome de Peter Pan”.

No se trata de un problema que solo afecte a los hombres ya el miedo a casarse en mujeres es común y más entre las más jóvenes, que también experimentan notablemente el miedo al matrimonio.

Cómo afecta a mujeres

En cuanto al miedo a casarse en mujeres, cada vez hay más mujeres que detestan el rol tradicional al que se somete a la mujer casada y esto les genera gamofobia, así que boicotean a todas sus parejas de un modo inconsciente. Es decir, de nuevo, se ven influenciadas por la tradición y la presión social y cultural de lo que el matrimonio ha significado a lo largo de la historia y no son capaces de imaginárselo con sus propias reglas o diferentes perspectivas.

Cómo manejarlo:

Evaluar relaciones y fracasos pasados tanto propios como de padres, familiares o amigos que pudieran marcar la realidad. Valorar cómo afectaron esas vivencias de otros matrimonios y tratar de vislumbrar de dónde puede venir ese miedo a casarse.
Una vez confirmado que se sufre miedo al matrimonio, aprender a nombrar los miedos, conocerlos y hablar de ellos con la pareja y con otras personas casadas para que puedan compartir sus experiencias.
Después, es necesario plantearse por qué se ha escogido a esa pareja para casarse, si es la adecuada, cómo se imagina el futuro junto a ella/el siempre sin olvidar que todos tenemos virtudes y defectos y que a lo largo de una vida en pareja siempre hay momentos buenos y malos. Resulta importante tener una visión realista y no idealizada.
Dibujar una imagen mental de cómo debería ser el matrimonio en base a la realidad, anhelos, valores y necesidades compartidas, pero teniendo en cuenta que no existe la perfección en ninguna pareja.
Ser consciente de las necesidades individuales y compartir los miedos a que el matrimonio signifique perderlas.
Buscar el equilibrio entre las necesidades individuales y las de pareja para que ambos miembros estén satisfechos con la vida en común.
Poner palabras al concepto de fracaso en el matrimonio y qué significaría un posible futuro divorcio.
Las principales causas de divorcio están relacionadas con el dinero, los valores y los hijos, así que llegar a acuerdos y dar respuestas a estas cuestiones antes de casarse puede ser un buen método de prevención de futuras discusiones.
Tomar compromisos a largo plazo.
Buscar la ayuda de un profesional para abordar el miedo al matrimonio en una terapia de pareja.
La terapia conductual así como la terapia de exposición han mostrado gran eficacia para ayudar a alguien a superar el miedo y el terror generado a partir de la idea del matrimonio. Es de mencionar que en ocasiones se puede en terapia de pareja, siempre y cuando esa persona a con Gamofobia esté en una relación, en la terapia se les va a desarrollar una autentica comunicación y pretende que la pareja entienda el amor y la lealtad, así como la determinación y a su vez superar su miedo irracional del matrimonio, ayudan a la comunicación, a fortalecer los vínculos entre los dos miembros e identifican los problemas para poder solucionarlos hacia una vida más plena.

Hilda Mesa

PSICOTERAPEUTA

FB/ HildaMesh

Email: [email protected]