Huacana: adultos mayores

Columnistas Principal

Por: Gerardo A. Herrera Pérez

Tuve la oportunidad de estar algunos días en la Huacana y otras tenencias; en dichos lugares observe el desplazamiento de adultos mayores, es gente que trabaja, son personas que no están estáticas, que son dinámicas y que continúan realizando acciones para su familia, para ellos y para sus poblaciones.

Una de estas tardes que estuve por aquella región, me reuní con los adultos mayores que atiende el DIF municipal; eran 24 mujeres y un solo hombre, por cierto esposo de una de ellas. Cuando inicie me conversación fue interesante ver la apropiación que tenían de mi discurso, hable sobre la trata de personas, los derechos de las personas adultas mayores y la importancia de los valores, virtudes y principios, cada una de ellas reflexiono sobre lo que pasa con los jóvenes y sus padres.

En cada una de las narrativas que escuchaba de ellas, principalmente de ellas, observaba que requieren de ser escuchadas, requieren que sus sabidurías sean asimiladas por las nuevas generaciones para su sostenibilidad. Fue interesante observar sus dinámicas y la legitimación de unas y otras frente a sus narrativas y discursos. Todas las personas ahí presentes me dieron su corazón y la alegría que tienen por vivir, todas ellas, llenas de emoción y pasión.

Durante el par de horas que estuve acompañándolas, reitere mi manera de pensar sobre los adultos mayores, son personas sabias, son personas que tienen todo el impulso para continuar en esta batalla por la vida; sus enfermedades no las limitan mentalmente, pese a ello, muchas de ellas silenciosas, los devastan, pero aun así, continúan trabajando; ellas y ellos tienen la memoria de la Huacana, ellos y ellas han visto pasar la vida y las generaciones y conocen de las dinámicas sociales que se realizan, saben y reconocen sobre una moral social que esta totalmente relajada.  

Saben de los secretos de los pueblos, de las comunidades, saben más de lo que uno pueda imaginar, pero está guardado ahí en su mente, y solo lo comparten cuando se hace necesario y con quienes consideran pueden hacerlo. Los adultos mayores un tesoro de la Huacana listo para ser descubiertos día con día en su sabiduría. Así, entre los adultos mayores que conocí y visite, fue a Don Toño.

Don Toño a sus 94 años, es un icono de la gastronomía en Huacana; en su Restaurante “Don Toño”, recibe a sus comensales siempre con gusto y respeto, y el placer de sentir que no solo asisten por su buena comida, sino por visitarlo, por estar y  charlar con él.

Hombre de buena plática y de buen gusto por sus reflexiones, hace de su conversación una acumulación de historias sobre la Huacana, una historia que narra nueve decenios de años atrás; Don Toño ama a las mujeres de antaño, pero no deja de reconocer que las mujeres de hoy son más guapas, él dice que hoy utilizan las pinturas y que eso les da mucha belleza a la mujer, dice “les da color”.

Don Toño es un hombre sabio; él sabe de todo y en todo lo que uno diserta él  tiene una respuesta que construye desde su experiencia; Don Toño se complace en contarnos cada momento vivido en su vida y cada reconocimiento que la vida le ha dado. Así, los minutos vuelan con él sí de plática se trata, hay iconos que son indispensables para una sociedad, hablar de Don Toño es hablar de muchos años de la historia vivida en la Huacana, es hablar de las minas de antaño, es hablar del ajonjolí, es hablar del melón, de todo aquello que significo económica y riqueza para la región de la Huacana, porque me dice la riqueza de la Huacana “es su gente y lo que hace su gente, la Huacana no se hace sin su gente, ni se explica sin su gente”.

Don Toño fue veinte años operador de tráiler, llevaba a California, Estados Unidos, materiales ferrosos de las minas de Inguaran.

En mi conversación con él, le pregunte, Qué es ser hombre Don Toño?  “no es lo mismo lo antes y después, en los amores no me alcanzaba el tiempo para enamorar. Para el hombre de aquellos tiempos era lo mismo que es hoy,  tener la responsabilidad de cuidar y atender a la familia, aunque hoy veo algunos desobligados”. Don Toño, tiene muchos hijos e hijas prácticamente todos viviendo en los Estados Unidos. Don Toño, conserva su amor a la vida, conserva los recuerdos de la Huacana, él es  la memoria de una Huacana que se niega a dejar los valores sólidos, a dejar el amor a una mujer. Don Toño un Icono de la Huacana, Don Toño, un hombre sabio, dispuesto a conversar y hacer sostenible a las nuevas generaciones. 

Tagged