La complejidad de Apatzingán.

Columnistas Principal

Por: Gerardo A. Herrera Pérez.

Apatzingán en tiempos de la Posmodernidad, sufre de las transformaciones y cambios que el modelo económico define; de  esta manera el Neoliberalismo, la globalización y un mercado que penetra a toda la población para hacerla que camine a su ritmo.

Duele a la sociedad que dicho mercado esté generando tensiones sociales, por el hedonismo, el narcisismo, el hiper individualismo y libertad con que se actúa y con lo cual  se crean y fortalecen los valores personales contra los valores colectivos de la comunidad que tanta falta hacen.

Estos días estuve trabajando en Apatzingán, lo hice en sus colonias marginadas, visitamos a las personas que cortan limón, con ellos, vivimos y sentimos  sus problemáticas,  estuvimos en sus hogares precarios y entendiendo la lógica en la que se mueve el modelo económico para mantener a la fuerza de trabajo disponible para el corte, las empacadoras de los productos que en aquella región se producen y otras actividades, incluidas las de trabajo informal.

También tuve la oportunidad de atender a servidores públicos tanto municipales como estatales y de apoyo a los programas educativos que promueve el CONAFE; a éstos, se les ofreció los servicios de formación y capacitación para el respeto a la dignidad humana y el conocimiento de los derechos humanos.

De igual forma se atendieron a servidores públicos que realizan acciones   de seguridad pública, de reinserción social, de atención a grupos en condiciones de vulnerabilidad y acciones que fortalecen los procesos educativos en zonas marginadas.

En materia de seguridad pública, destaco la participación de los elementos de la policía auxiliar, todos ellos, con una gran disposición para la  comprensión de los contenidos de la malla curricular; el trabajo de formación se enfocó en la comprensión conceptual y de vivencia de: humano, persona, sujeto, dignidad, derechos humanos y libertades. Un evento cercano a las necesidades de la policía auxiliar y a partir del reconocimiento de sus conocimientos y saberes que también cuentan en el proceso de formación, sin generar colonización y si en un ejercicio de complementación.

Por otro lado,  también se trabajó con personal educativo del Consejo Nacional de Fomento Educativo (Conafe); con dicho personal se atendieron sus necesidades informativas sobre el derecho  a la educación y los derechos humanos, así como la importancia de generar acciones a partir de reconocer la dignidad humana de las personas en donde desarrollan su trabajo educativo. En estas acciones, hicieron liderazgo, probados instructores y sensibles generadores para la creación y desarrollo de conciencia social. Siempre agradecido con Pedro y Stephany.

Igualmente, otra oportunidad de vida al estar trabajando con personal institucional del Sistema Dif Municipal de Apatzingán, personas comprometidas y que se forman desde el desarrollo humano y el respeto a la dignidad de las personas. Los temas abordados permitirán evitar actos de discriminación y fortalecer el servicio público con respeto a los derechos humanos, a la igualdad y no discriminación, la perspectiva de género, la interculturalidad y desde luego actuar con un enfoque de convivencia para la paz social.  Me parece debo mencionar a los servidores públicos municipales que tuvieron una extraordinaria participación, entre ellos, el joven José Alejandro Morales Vázquez.

Agradezco las atenciones y la manera en la que hoy las autoridades municipales tratan de impulsar cambios desde una perspectiva de la cultura, que se había dejado de lado y que hace tanta falta no solo por ser un derecho humano, sino por la necesidad de fortalecer la cohesión social, es decir, la confianza, la identidad, los valores y desde luego la convivencia. Siempre agradecerá a los servidores públicos que abrazan los proyectos de respeto a la igualdad para toda la población.

Por otro lado, pero también en Apatzingán, se llevó a cabo el evento de “Reinserción sin etiquetas, Colecta de libros”, para el fortalecimiento de  la biblioteca del Centro de Reinserción Social de Apatzingán. En el evento al cual asistí como servidor público y promotor de la igualdad y no discriminación, se sumaron la presencia de las autoridades municipales, del Presidente Municipal de la Presidenta del DIF Municipal, además de la academia y desde luego el titular del Cereso de Apatzingán.

En un Programa eminentemente cultural, en donde vimos los y las presentes bailables, danza folclórica, danza contemporánea, danza polinesia, además de cantantes y comediantes que hicieron una delicia de chicos y grandes durante cerca de tres horas. En los mensajes de los servidores públicos que participaron se dejó sentir el apoyo de las autoridades para emprender un modelo de reinserción social que permita incorporarlos  a la vida productiva aquellas personas privadas de su libertad, haciéndolo  de manera responsable, sin etiquetas y bajo enfoques de inclusión.

Como sociedad, vimos la importancia de sumarse a este esfuerzo institucional a niños, niñas, adolescentes, jóvenes, adultos y adultos mayores; la convivencia es un signo de salud de la población, la convivencia genera confianza e identidad.

Felicito a todo los que hacen posible estos esfuerzos culturales y todos aquellos que trabajan por hacer  realidad una reinserción objetiva, pero también una realidad de lo posible, vaya mi felicitación también para Ezain Rodríguez por su destacada participación.

Así,  dedico esta nota a mis alumnas y alumnos de la maestría, generosas como un mecanismo de impulso a su desarrollo. 

Tagged