Los niños y niñas en Ciudad Jardín

Columnistas Principal

Durante ya un año, el Órgano Autónomo de Derechos Humanos ha visitado diversas ocasiones a la población de Ciudad Jardín; en estos encuentros se han realizado acciones para el fortalecimiento del conocimiento de los derechos humanos, de jóvenes, de personas adultas mayores, de mujeres, así como de niños, niñas y adolescentes.

Las intervenciones han sido diferentes, van desde acciones para el conocimiento de la prevención de la violencia de género, pasando por los derechos de las mujeres, las cuestiones del consumo responsable y cuidado del medio ambiente, hasta los derechos de las y los niños y adolescentes.

En cada una de las intervenciones han participado diferentes  actores institucionales acompañados siempre del Órgano Constitucional de los Derechos Humanos, así ha estado presente la Profeco atendiendo asuntos de la economía familias, la escuela de capacitación para el trabajo de la SEE, quien asistió a realizar una jornada de corte de pelo, así como otras instancias públicas.

En el marco de la entrada a clases de las y los niños al ciclo escolar 2019/2020, es importante la visita que se realizó por que permite a quienes viven en precariedad y en ausencia de muchas actividades poder disfrutar de un momento para que las y los niños puedan ser escuchados, puedan atender  un momento de entretenimiento, para que disfruten de una lectura, pero además para que sepan que son humanos, que son personas, que tenemos derechos y que tenemos obligaciones.

Los niños y las niñas contaron dos cuentos, la Caperucita Roja y la Cenicienta, es sus cortas palabras pudieron realizar la oralidad de una narrativa que les atrae, por la presencia de un lobo, una abuelita que se la comerán, una mujer que ha sido utilizada para hacer trabajo doméstico y la esperanza de encontrar a su príncipe azul, una  amor romántico que en ocasiones somete y disciplina y controla el cuerpo de una mujer.

Los niños y las niñas se encuentran en formación de sus valores, de sus principios y las virtudes sociales, es necesario que sus padres los escuchen, que sus maestros les permitan expresarse en un dialogo horizontal, complementario de alteridad. La nueva escuela mexicana, uno de sus principios es juntamente el interés superior del niño y atender  la dignidad humana.

De esta manera es fundamental el trabajo que viene desarrollándose por las organizaciones de la sociedad civil y los grupos o instancias gubernamentales para el ejercicio de la gobernanza.