Mochila segura violatoria de los DDHH

Columnistas Principal

Estamos próximos a que millones de niños, niñas y adolescentes regresen en todo el país a cursar el ciclo escolar 2019-2020, la preocupación de muchos padres de familia es la seguridad de sus hijos dentro de la escuela pública y también privadas. Algunas acciones que se han realizado para fortalecer la seguridad intramuros de la escuela es el operativo de Mochila segura, a la cual se han sumado muchas voces, a favor, pero también en contra.

En este sentido la Comisión Nacional de los Derechos Humanos se pronunció mediante una recomendación a la Secretaria de Educación Pública, de no realizar más el operativo Mochila segura. La fundamentación y motivación fue que la aplicación “Operativo Mochila Segura”, violentó los derechos humanos a la educación, a la intimidad y a la participación, así como al principio del interés superior de la niñez de los alumnos que asisten a escuelas públicas y privadas de educación básica en la Ciudad de México. En esas circunstancias se envió a la SEP la Recomendación 48/2019.

Este operativo, precisa la CNDH,  no solo generó la violación a diferentes derechos, también carece de las acciones que generen las medidas de protección y de cuidado con un enfoque de derechos humanos que garanticen el ejercicio pleno de todos sus derechos y advirtió que Mochila segura no cuenta con un Protocolo general y homologado que permita su aplicación a nivel nacional que considere el contexto de cada entidad federativa con enfoque de derechos humanos.

Estas acciones del Operativo Mochila segura, se realizaron frente a los diferentes episodios de violencia generados en escuelas de educación básica en el 2017, pero sobre todo en relación con lo sucedido  en la Ciudad de Monterrey. Por ello, “se recomienda a la SEP atender las observaciones del Sistema de Protección Integral de Niñas, Niños y Adolescentes (SIPINNA), para determinar si es procedente la continuación de Mochila segura y, en su caso, se aplique como medida de protección y cuidado en favor de niñas, niños y adolescentes, pero bajo un enfoque de derechos humanos y que privilegie el interés superior de la niñez; conformar un grupo multidisciplinario que analice el esquema de operatividad, funcionamiento, supervisión y análisis de resultados del operativo Mochila segura y diseñe, publique y difunda el protocolo general y homologado para su aplicación a nivel nacional”.

De igual manera la CNDH precisa que adicionalmente se deberá contar con un análisis y diagnóstico sobre la violencia en planteles de educación básica públicos y privados, a fin de elaborar y emitir un Programa Nacional de Prevención, Atención y Erradicación de la Violencia Escolar.

Asimismo la SEP deberá realizar medidas adicionales y la impartición del Programa Nacional de Convivencia Escolar que data de la administración anterior y, que deberá contener los lineamientos  tendientes a la prevención y eliminación de cualquier forma de violencia en los planteles escolares, así como elaborar, desarrollar y ejecutar un programa de actividades de educación, capacitación y difusión en materia de derechos humanos dirigido a todas las autoridades educativas y escolares, padres de familia o tutores, con el objetivo de que conozcan los derechos de los educandos, la forma en que niñas, niños y adolescentes pueden hacerlos efectivos y las obligaciones y responsabilidades de los participantes, como encargados de su custodia y protección contra toda forma de violencia.

Es decir, la recomendación abarca una acción holística y sistémica al plantear la capacitación a todos los miembros del proyecto educativo, con el enfoque de los derechos humanos, yo agregaría de igualdad y no discriminación, perspectiva de género, interculturalidad y cultura para la paz, no basta el discurso de los derechos humanos, hay que avanzar en otros temas que igual generan ante las ideologías misóginas, machistas, racistas, neocolonialistas, homófobas, xenófobas, exclusión y violencia.