Por la paz y la convivencia social

Columnistas Principal

Por: Gerardo A. Herrera Pérez

Se conmemoraron las XXXV Jornadas Académicas, Culturales, Cívicas y Deportiva 2019 del COBAEM, tuve la oportunidad de participar como jurado en la Coordinación No. 4, en el Plantel de Santa Clara del Cobre. El proyecto en el cual participe se denomina BachilleES: “Cultura, Ciencias y Paz”, un proyecto que he venido trabajando desde noviembre de 2016, cuando se firmó el Convenio de Colaboración entre el Colegio de Bachilleres y la Comisión Estatal de los Derechos Humanos, donde fungí como responsable del trabajo de coordinación y operación del Convenio, y donde el eje prioritario era el proyecto de la Paz.

Durante todo este tiempo, he tenido la  oportunidad de participar en eventos, conferencias, talleres, conversatorios, reflexiones sobre el tema de la Paz en muchos de los planteles del Colegio de Bachilleres.

En el Colegio de Bachilleres, existe una gran vocación por fortalecer el trabajo de los alumnos y su vinculación con la sociedad, los trabajos que hoy se presentaron han sido expresiones vivas, derivadas de un pensamiento complejo y crítico desde donde se han abordado los diagnósticos así como las propuestas y la presentación de los resultados..

Sin duda alguna todos los trabajos presentados por los alumnos, nueve en total, son ya ganadores, y lo son por la gran pasión y emoción con que cada uno de los jóvenes, hombres y mujeres defendieron sus posturas y la calidad de sus trabajos.

Nueve planteles del Colegio de Bachilleres se presentaron, prácticamente todos los planteles en comento con población indígena que vive en sus entornos; ello, es interesante por los tiempos en los que estamos y por las acciones que genera el Gobierno Federal al solicitar disculpas por la barbarie cometida durante la conquista en el siglo XVI por los españoles y la Iglesia Romana.

Los trabajos fueron calificados por diez indicadores de desempeño a través de un semáforo, que identificó el nivel de logro obtenido por los equipos participantes.

De esta manera los trabajos y las disertaciones fueron calificados desde el lenguaje y la comunicación, la fluidez y el vocabulario, las habilidades personales, transformaciones, vinculación con la comunidad, los alcances, y los procesos de colaboración. Por otro lado en los procesos de réplica y dúplica con el jurado calificador y los disertantes fueron calificados los aspectos de respuesta acertada, claridad, coherencia y síntesis, así como la argumentación.

En el proceso de calificación estuvimos tres jurados, cada uno de los jurados presentó sus comentarios a los participantes e hizo preguntas sobre el desarrollo de los trabajos. Los alumnos disertantes respondían con claridad, con respeto, con la contundencia que expresa quien ha hecho y generado el proyecto, en los hecho.

Los jóvenes en sus disertaciones y en las réplicas han dado respuestas acertadas y complementarias entre ellos, que es una cuestión interesante al responder las preguntas; con ello, han evidenciado un profundo conocimiento sobre sus temas y los aspectos que les son comunes.

Por otro lado, hemos escuchado narrativas interesantes expresadas con ideas claras, coherentes y de manera sintética respetando los tiempos solicitados, pero además las disertaciones han mostrado en el reflejo de sus réplicas una extraordinaria manera de defender y argumentar la postura con la cual fue diseñado, instrumentado y evaluado el proyecto que se presentó en equipo.

Yo pienso en la gran oportunidad  que tuvieron los jóvenes de Quiroga. Zacapu, Coeneo, Cuanajo, Ario de Rosales, Santa María de Huiramangaro, Santa Clara, Francisco Pichataro, Huiramba. Todos ellos, presentaron interesantes y comprometidos proyectos que dan cuenta del gran interés de interactuar desde los contenidos educativos de la malla curricular con las comunidades y los grupos en condiciones de vulnerabilidad.

Los temas abordados por los equipos fueron interesantes, todos lo eran por su contenido y tensión que se genera dentro de la institución y en la zona pública. Así los proyectos versaron   sobre cuestiones de convivencia, violencia en el noviazgo, vandalismo, mecanismos para prevenir la drogadicción, entre otros.

La conformación de los equipos me llamo la atención, algunos solo de mujeres, otro integrado con hombres, y otros más respetando un equilibrio de equidad, lo cual aplaudo.  Por otro lado, la cercanía de los docentes y de las diferentes problemáticas hizo una verdadera feria del ejercicio de la participación social, del ejercicio de los temas, del ejercicio de la diversidad cultural, social y sexual.

Sirva esta nota para felicitar a todos y todas las alumnas que participaron, a los docentes que entregaron su trabajo y su disposición para apoyar, a los directivos que están cercanos a las problemáticas que se atraviesan. Creo que todos los alumnos y alumnas hicieron bien su trabajo, claro cada uno en su enfoque y en sus dinámicas sociales, todos deberían de ganar porque al final de cuentas es una competencia, pero yo digo ganaron aquellos que se esmeraron, aquellos que lograron identificar sus fortalezas y trabajar sobre sus debilidades, ganaron aquellos que trabajaron el mejor proyecto, y ganaron finalmente los que mantuvieron la cohesión social de un grupo con todos las posibilidades de integración que les permitió presentarse como los mejores. 

Tagged