“Sólo queremos saber si están bien”, familiares de desaparecidos

Michoacán Principal Social
  • En su mayoría son mujeres las que buscan a los familiares desaparecidos. Dos de ellas nos platican su historia.

Morelia, Michoacán a 24 de abril de 2019.- Incertidumbre, impotencia, falta de recursos económicos para seguir buscando y nadar en marañas burocráticas en donde se pierden los expedientes judiciales, donde los que tienen que investigar te preguntan a ti lo que ellos deberían averiguar, entre una sociedad a quien nada le importa, donde nunca hay testigos, terminar sospechando hasta de las mismas autoridades. Esto es parte de lo que viven las mujeres que buscan a sus seres queridos luego de semanas, meses e incluso años de no tener indicios ni certeza alguna de su destino.

Lo único que saben Ariana Reyes Zamora y la señora María del Carmen es que a sus familiares se los llevaron por la fuerza, en contra de su voluntad. Hasta ahora no saben por qué ni tienen idea de quién lo haya hecho.

Ariana busca a su hermano de 32 años, Valdemar Reyes Zamora que se dedicaba a hacer trabajos domésticos de albañilería, electricista o mecánica y de acuerdo a la declaración de quien era su pareja en ese momento, fue extraído de su domicilio en el fraccionamiento Camponubes por sujetos desconocidos el pasado 23 de marzo y hasta ahora no han recibido ninguna comunicación para pedir rescate o que dé algún indicio de su paradero.

“No puede ser que no encuentren otro testigo”, se dice confundida, ya que percibe que en el fraccionamiento donde vivía su hermano hay siempre gente, aunque tampoco se explica por qué la pareja de su hermano no quiso poner una denuncia y no quiere comunicarse con la familia de él.

Foto: ACG

“Si alguien lo ve o lo vio, por favor que nos ayude. Él tiene 32 años, tiene una vida por delante, tiene hijos. Por favor, pónganse en nuestro lugar”, dice entre lágrimas. “Queremos saber dónde está, si ha comido, si está bien”.

Ariana confía en la solidaridad de la sociedad e insiste en que cualquier dato, por mínimo que sea, podría ayudar a encontrar a su hermano; sin embargo, la sociedad no siempre es empática con los familiares de personas desaparecidas, que optan por tejer redes de ayuda entre familiares en todo el país y suelen pedir dinero en las calles para continuar con su búsqueda, porque consideran que las autoridades no hacen lo suficiente. En Michoacán se han encontrado 69 fosas clandestinas y 123 cuerpos, la mayor parte de éstos permanece sin identificar.

El hijo de la señora María del Carmen tenía 33 años cuando desapareció, en junio de 2011, vivía cerca de la colonia Eduardo Ruiz y era comerciante, tenía dos hijos. Apenas había cumplido un año de haber regresado deportado de Estados Unidos.

A ocho años de su desaparición, la supuesta investigación no ha obtenido ni una sola pista. María del Carmen, de 63 años, hace lo que puede para mantenerse a sí misma, puesto que quien se encargaba de eso era su hijo desaparecido, y al mismo tiempo para colaborar con las misiones de búsqueda de las organizaciones de familiares de desaparecidos. Relata que sólo acude cuando éstas son en lugares cercanos o cuando tiene dinero para pagar el camión.

Foto: Ner

La señora explicó que nombraron a un inspector que daría seguimiento al caso pero que sólo fue a su casa dos veces y se limitó a preguntarle a ella qué sabía, lo cual ella cuestionó al considerar que él era el que tenía que averiguar qué había pasado con su hijo, no ella. Confesó que sospecha de las mismas autoridades, aunque también de unas personas que conoció su hijo en la frontera, porque lo acogieron y le dieron dinero pero le pidieron mucha información personal.

La señora María del Carmen pide a los captores que no sean injustos y al menos le dejen saber si su hijo está bien, que piensen en lo que sentirían si estuvieran en una situación así. “Que le pidan a Dios que nunca sufran lo que uno esta sufriendo”, manifiesta.

Foto: ACG
Tagged