Como protegerte cuando te conectas a una red pública Wi-Fi

Ciencia Principal

Una red privada virtual es la mejor de las medidas que se pueden tomar al conectarse

En un restaurante, en un aeropuerto, en un hotel o prácticamente en cualquier establecimiento público donde tengamos que pasar más tiempo del necesario se nos ofrece la posibilidad de conectarnos a una Wi-Fi pública. Una posibilidad que tiene como principal ventaja el ahorrarnos el consumo del plan de datos o a veces directamente poder conectarnos a Internet si no se dispone de un plan contratado. Las desventajas sin embargo son aún mayores.

En plena era de Internet, la identidad y seguridad digital cobra una importancia cada vez mayor, para mí incluso a la par que la física. Por lo tanto, es conveniente tomar precauciones al conectarnos a la red y, en cierto modo, exponernos al resto del mundo. En este sentido, las Wi-Fi públicas pueden ser una puerta abierta de par en par a nuestros datos si no tomamos las medidas de seguridad adecuadas.

¿Por qué son un peligro las redes Wi-Fi públicas?

En realidad no es que sean un peligro por el simple hecho de ser públicas, sino que tienen más probabilidades de mermar la privacidad del usuario. Una red Wi-Fi es el canal de acceso a Internet por el que pasan todos los datos entre el dispositivo del usuario y la Red. En casa o en redes Wi-Fi conocidas (en principio) estamos seguros de que nadie controla dicha red Wi-Fi aparte de nosotros, en redes Wi-Fi públicas la configuración que haya detrás escapa a nuestro conocimiento.

Este tipo de redes por lo tanto se pueden utilizar con diferentes intenciones además de conceder una conexión a Internet a los usuarios. Algunas de ellas son las siguientes:

Realizar ataques MitM: La abreviación de Man in the Middle, un tipo e ataque en redes de comunicación que como su propio nombre indica, se basa en colocarse en medio de la comunicación para interceptar los datos. Es decir, el atacante tiene acceso a la conexión de tu dispositivo a Internet gracias a la red Wi-Fi pública.

A partir de ahí puede leer y hasta modificar los datos que se transfieren entre el dispositivo y los servidores de Internet.

Descargar datos por parte de terceros: Similares a los ataques MitM encontramos los sniffers, en este caso el atacante simplemente recoge todos los datos posibles que se transfieran mediante la red Wi-Fi pública para posteriormente analizarlos y buscar información sensible o relevante.

Distribuir malware: Los ataques no siempre son para interceptar los datos que se transfieren entre el dispositivo e Internet, a veces se basan simplemente en colocar software malicioso en los dispositivos para o bien obtener y recopilar datos en el futuro, o bien dañar el equipo.

Las medidas que tomo al conectarme a una Wi-Fi pública o desconocida

A lo largo de los años los planes de datos para acceder a Internet desde el smartphone han mejorado y las ocasiones en las que necesitamos conectarnos a redes Wi-Fi desconocidas han disminuido. Sin embargo, si se da el caso de que tengamos que hacerlo, hay una serie de medidas interesantes que se deben tener en cuenta.

Priorizar antes la conexión del móvil

Antes de conectarse a una red Wi-Fi pública deberíamos sopesar si realmente nos hace falta hacerlo. ¿Es para una consulta puntual? Si no se van a gastar muchos datos del plan contratado con la operadora quizás compense no conectarse. ¿Es para acceder a Internet con el ordenador? El smartphone ofrece un punto de acceso propio para conectarse usando los datos del teléfono.

Comprobar que es una red legitima y no falsa

Si nos encontramos en un establecimiento que se llama ‘Restaurante Venecia’ lo lógico es que la red Wi-Fi que se llama ‘Restaurante Venecia’ o ‘Venecia’ sea la del local, ¿no? Bueno, no siempre es así. A veces existe más de una red que se llame parecido, a veces no tiene el nombre propio del local o a veces ni siquiera hay una red Wi-Fi propia.

Nada es más fácil para un atacante que hacer creer al usuario que se está conectando a la red fiable del establecimiento. Cuando en realidad se está conectando a una red Wi-Fi fake completamente controlada por el atacante. Lo mejor si no estamos seguros es preguntar a algún responsable del local cuál es la red Wi-Fi real que tienen.

Conexión VPN, siempre

Una red privada virtual es la mejor de las medidas que se pueden tomar al conectarse a redes Wi-Fi poco fiables. Las conexiones VPN ya las explicamos en profundidad. De forma muy resumida, se trata de crear una red privada que funcione sobre una red pública, con todas las ventajas de seguridad que supone una red privada. Por ejemplo ocultar la localización real, evitar censuras por geolocalización o crear túneles de datos cifrados que evitan que el tráfico sea interceptado tan fácilmente.

Con información de: Xataka