La pesadilla que viven los afectados por la inundación en Morelia

Especiales en la Red Velo en la Red

Las pérdidas materiales son muchas, pero el sufrimiento es aún mayor.

Morelia, Michoacán a 24 de octubre de 2018.- La noche del lunes 22 de octubre, el huracán Willa provocó una fuerte lluvia en Morelia, que afectó a 42 colonias con inundaciones, sin que el censo de personas concluya aún, son muchas las familias que que viven una pesadilla.

La colonia Jacaranda fue una de las más afectadas, principalmente en las calles Avenida Ferrocarril y Manuela Medina, en dichos lugares los afectados reportan pérdidas materiales como lavadoras, estufas, ropa, colchones y autos, se pueden apreciar salas enteras cubiertas de lodo en las afueras de las casas inundadas, que quedaron inservibles, todo lo que representa el trabajo de toda su vida.

Algunas de las casas aún están cubiertas de lodo y quienes las habitan se encuentran sin saber cuándo recibirán apoyo de limpieza, sobre todo en la Avenida Ferrocarril, en donde los vecinos manifiestan que la repartición de despensas ha sido de manera desorganizada y no todos tienen acceso a ellas

“Como parte de la desgracia nunca falta gente astuta que se aprovecha de la situación y se forma dos o tres veces en una fila que reparte despensas. Nosotros estamos agradecidos de que vengan a apoyarnos pero sería mejor si repartieran casa por casa para evitar atropellos”, consideraron los afectados.

La afectada en la calle Manuela Medina, Jazmin García García de 31 años, acompañada de su esposo y sus dos hijos uno de 9 años y el otro de un año, perdieron prácticamente todas sus pertenencias, actualmente no tienen ropa ni papá vestir al más pequeño de la familia.

“Recuperarnos de esta inundación será difícil no se imaginan el esfuerzo tan grande para hacerse uno de sus cosas y luego perderlas así. Mi esposo vende Bon-Ice. ¿Se imagina cuánto tardaremos en comprar todo de nuevo?”, lamentó con lágrimas en los ojos.

En esa misma calle, vive Isabel Calderón Meza de 78 años, que se encuentra enferma e inmovilizada desde hace meses, se encuentra al cuidado de su hermana Alicia Delgado Meza, de 65 años, quien narró que apenas tuvieron oportunidad de reaccionar cuando el agua empezó a entrar a su casa.

“El agua subió muy rápido, apenas pudimos reaccionar, subimos a mi hermana en el segundo piso sobre un colchón, abajo el agua llegaba a un metro, nuestros muebles flotaban en el agua. Perdimos mucho, algunas cosas tal vez podamos rescatarlas, también los pañales para adulto qué ocupa mi hermana se perdieron.

Aceptaron que los elementos policiales les ayudaron a desinfectar y limpiar sus hogares, no obstante, todavía no está en condiciones habitables “nos falta mucha ayuda, requerimos también alimentos, colchones y ropa.”

Rosa María Silva de 65 años, se muestra preocupada y triste por la situación de la colonia en donde el agua en su casa llegó a los 1.23 metros.

“Siempre que llueve nuestras casas son las primeras en inundarse”, detalló que en esta ocasión colocaron rejillas en la calle pero no les sirvieron ya que frente a su casa se encuentra una coladera y el agua avienta la tapa, “Creo que no hay suficiente mantenimiento en el río.”

Además de pérdidas materiales al interior de los hogares, algunos perdieron incluso su negocio, es el caso de Martha Solórzano Huerta de 55 años, quien detalló que su familia cuentan con una pequeña panadería, “hace unos días compramos materia prima, pero la inundación acabó con todo”

Recordó que además de los productos perdieron todos su mobiliario, “Las mesas qué nos sirve para la panadería, ahora están todas infladas, quemador no sé si va a funcionar, perdimos los electrodomésticos que veíamos flotar en el agua”.

“Teníamos cerca de 30 años que no veíamos algo así”, recordó

Martha como otros vecinos, considera que la ayuda ha llegado a cuentagotas y con poca organización.

“De hecho siempre que llueve mi hermano y yo retiramos la basura que tapa las coladeras, nos organizamos como ahorita, mientras algunos limpiamos otros vecinos calientan agua para hacer café, unos llevan la canela, otros el café.”

En la Avenida Ferrocarril se encuentran a la espera de ayuda

En la Avenida Ferrocarril, se pueden ver a adultos mayores caminar y casi resbalarse, los más jóvenes salen a buscar comida o a quién les brinde apoyo para retirar el lodo que todavía cubre el lugar.

La casa de Rosa María Alejandra Torres de 50 años, también fue gravemente afectada y aún tiene lodo dentro de los cuartos, el nivel del agua marcado en las paredes también supera el metro de altura.

Relata que se encuentra desesperada, pues además de contar con una lesión en el pie y que necesita de muletas para moverse, perdieron el taxi que era su único ingreso económico, además de que todos sus muebles se encuentran cubiertos de lodo.

“Si vinieron a limpiar la casa de la vecina unos jóvenes policías, pero ya no regresaron, toda la calle está llena de lodo, es muy peligroso caminar ahí, más yo en muletas”.

Lanzó un llamado a las autoridades para que les ayuden a continuar con la limpieza de la calle, “cuando vinieron nos decían que sólo iban de apoyo y no deciden qué calle limpiar y nos dan órdenes”.

Urge la ayuda, manifiestan los afectados.

Inundaciones en Morelia / Foto: Cortesía

Con información de Wendy Rufino.

Reportera de política (partidos políticos, congreso local y órganos electorales)

Tagged

Deja un comentario